esenfrdeitjapt

Ser Familia por Adopción

 

 

¡ATENCIÓN! Estamos mudando nuestra web a una página con diseño más limpio, moderna y dinámica. Esta web dejó de actualizarse el 1° de octubre de 2018, de cualquier manera mientras migramos toda la información, podés navegarla normalmente.
Si querés enterarte de las nuevas actividades, noticias e información sobre Adopción en la Argentina (y ver el avance del nuevo diseño) visitá NUESTRO NUEVO SITIO. ¡Te esperamos!
 

13/4/2018 - Trabajo presentado en el 1er. Encuentro Provincial de Comisiones de Abogados del Niño: “El Abogado del Niño: Una mirada inclusiva de las realidades que atraviesan NNyA en los procesos” (Trenque Lauquen-Bs.As.)

Nosotros como familias por vínculo adoptivo y como Asociación Civil hemos transitado ya tres leyes de adopción Ley 19134/71 - Ley 24779/97 - Código Civil y Comercial de la Nación/15 y hemos sido testigos de la modificación que creemos más importante,

el cambio de paradigma en niñez
El cambio de la ley de Patronato de Menores a la ley de la Protección Integral de los Derechos de niñas, niños y adolescentes ha implicado que los niños en lugar de ser considerados objetos a tutelar sean efectivamente sujetos de derecho.

En relación a la institucionalización para la ley de Patronato las medidas de separación han tenido la función de “proteger” aislando y asilando. En cambio para la ley de Protección la institucionalización es un recurso extraordinario de corto plazo. Es una medida extrema que se toma exclusivamente cuando hay vulneraciones graves de derechos por parte de los referentes familiares, principalmente por el estado de indefensión que implica la niñez.
Esta medida es un último recurso cuando no hay alternativas en el ámbito socio-familiar de ese niño que le garantice mínimas condiciones de protección de derechos.

Institucionalización
Los chicos invisibles: Antes de la vigencia del nuevo código civil y comercial nuestro trabajo tenía como eje el cambio en los tiempos de institucionalización de los niños. Largos años de infancia pasaban sin que se definiera su futuro. Si debían volver con su familia de origen o tendrían una familia por adopción. Durante algunos años trabajamos para hacer visible esta realidad y lo hicimos participando en jornadas en todo el país presentando el excelente documental de Mario Levit “Los chicos invisibles”.

Modalidades de institucionalización
Las medidas de abrigo se toman cuando hay vulneraciones graves de derechos hacia los niños que implican la separación de su familia de origen. Estas se llevan a cabo en:

• Hogares Convivenciales: Por excelente que sea el hogar, la modalidad de trabajo hace que los niños carezcan del trato personalizado del ámbito familiar y que deban adaptarse a la alta rotación del personal y compañeros. También que carguen con el estigma de ser los chicos del hogar y que convivan con otros niños que han sido vulnerados. En resumen, la permanencia extendida les vulnera el derecho a saber qué es una familia, a aprender a vivir en familia y a disfrutar de tener una.

• Otra de las modalidades de institucionalización es la permanencia en familias de tránsito: Enfatizamos en el hecho de que no es una función sencilla y es imprescindible la evaluación de recursos subjetivos y preparación de las personas para el rol que deben cumplir.
El principal riesgo es que al desarrollarse en un ámbito familiar generen fantasías en el niño y en los adultos de una convivencia definitiva.
Las familias de tránsito deben intervenir para la inserción del niño en otra familia. Ya sea de origen o por adopción, pero sí definitiva. Deben prepararse y preparar al niño para el momento en que conozca a su posible familia, para la vinculación y finalmente para la convivencia.
Sin preparación ni recursos subjetivos puede alimentarse esa fantasía de convivir en ese ámbito, idea que no tiene posibilidad real de concreción, produciendo una nueva vulneración de los derechos del niño.

Cuando en el año 2011 nos invitaron a hablar sobre “Derechos vulnerados y no escritos de los chicos institucionalizados" toda nuestra atención se centraba en ese tiempo larguísimo que los niños vivían sin una familia.
Hoy, cuando la realidad es otra, podemos ampliar nuestra mirada y hasta nos animamos a redefinirla.
La redefinimos proponiendo ver a la institucionalización como algo más que la internación en un hogar o la convivencia con una familia de tránsito.
La pensamos como la acción del conjunto de instituciones que intervienen en la vida de un niño sin cuidados parentales. Acción del conjunto de adultos que desde sus diferentes profesiones y funciones toman decisiones sobre la cotidianeidad de ese niño; decisiones institucionales por fuera del ámbito familiar.
La institucionalización la podemos pensar como un dispositivo artificial (imprescindible en un momento particular de la vida de un niño ante la vulneración de sus derechos).
La vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación ha traído cambios favorables para que los niños no permanezcan internados indefinidamente. Pero también ha generado nuevos desafíos para todo el sistema de la adopción:

• Efectores del área de niñez
• Operadores judiciales
• Profesionales que trabajan en la temática
• Niños, familias y personas que desean adoptar
• Asociaciones civiles
• Grupos autogestivos

Plazos acotados de institucionalización y efectos sobre la adopción
Los plazos acotados han traído beneficios y dificultades.

Como beneficios podemos mencionar:

• Disminuyen los efectos negativos que produce una internación para la constitución subjetiva de un niño.
• No se genera dependencia de la institución ni se consolidan vínculos transitorios.
• También es positivo que no se pierde referencia a la atención individual y que se producen mayor cantidad de adopciones en primera infancia.

En relación a las dificultades podemos mencionar las siguientes:
• Niños sin preparación para la adopción. A veces sin tiempo suficiente entre los intentos de re-establecimiento del vínculo con familia de origen y la búsqueda de familia por adopción.
• Inicio de vinculaciones sin haber podido registrar la pérdida de su familia de origen.
• Vinculaciones más complejas por lo abrupto del tránsito de una familia a otra.

Los plazos acotados de institucionalización implican desafíos para la adopción:

• Necesidad de reformulación de las prácticas de adopción.
• Sabiendo que los profesionales tendrán decisiones relevantes sobre la vida cotidiana del niño (de salud, de educación, etc), sobre la declaración de la situación de adoptabilidad, modalidad de vinculación, definir quién la supervisará, cómo y qué se transmitirá de la información de la historia de ese niño a los posibles adoptantes, cómo se preparará al niño para la posibilidad de tener una familia por adopción, cómo escuchar al niño, etc.
• Necesidad de preparar a los adultos postulantes para sobrellevar las dificultades de las que hablábamos recién: niños sin preparación para la adopción, que no han tenido tiempo de registrar la pérdida de su familia de origen, sostener el duelo que deberá atravesar el niño por esta pérdida, etc. También para las variantes de los tipos de adopción: Por ej: adopciones que contemplan la relación con algún integrante con la familia de origen.
• Cómo encauzar el trabajo por parte de los profesionales (Jueces, TS, abog. del niño, psicólogos, defensores, profesionales o trabajadores de los hogares, familias de tránsito, etc.) que intervienen institucionalmente sobre la vida del niño para restituirle el derecho a tener una familia con el menor costo afectivo posible.
Si bien la institucionalización puede ser necesaria en un momento puntual para evitar vulneraciones de derechos, también incluye prácticas que pueden ser iatrogénicas, aun con la mayor capacidad o compromiso de los profesionales en sus funciones.
El rol profesional jamás puede cubrir las necesidades humanas de tener padres, una mirada cotidiana que acompañe y el ser escuchado en un ámbito familiar.
Como ejemplos podemos mencionar algunos textos de las convocatorias públicas que ponen en evidencia situaciones muy íntimas de los niños. Si bien se entiende que son un último recurso para hallar familias, más de una vez estamos ante el dilema de pensar en cómo publicar sin exponer. Por eso hace un tiempo empezamos a difundirlas con carteles individuales, tratando de no poner detalles de la situación del niño en el cartel sino adentro de un enlace agregado al mismo. Entendemos que quienes se sienten interesados en responder a la convocatoria pueden tener un rol más activo y entrar al enlace para saber más sobre ese niño o esos niños. Por tal motivo vamos repensando nuestras prácticas como asociación para ser más cuidadosos y respetuosos.
Otro ejemplo de situaciones vividas por nuestros hijos es la de oficios judiciales que detallan cuestiones de la intimidad del niño y que son requeridos para hacer un mero trámite administrativo en una oficina pública sin relación con la adopción. Seguramente sin mala intención, en la vorágine del trabajo cotidiano en los juzgados, se buscó en el expediente una documentación sin reparar en los detalles incluidos en ella.
Otro ejemplo de nuestras vidas familiares es saber que para asistir a un comparendo uno de nuestros hijos salía desde el hogar donde estaba institucionalizado con un chofer, totalmente desconocido para él, a las cinco de la mañana.
Todas estas situaciones que no permitiríamos -quienes trabajamos en la temática- si ponemos a ese niño en el lugar de nuestros hijos. De alguna manera, más allá de la vocación por trabajar en esta materia, lo laboral hace que se pierdan aspectos de la subjetividad comprometida en la tarea.

Rol del abogado del niño
Pensamos fundamental la tarea del abogado del niño como el encargado de dar lugar a sus intereses personales. Representar esos intereses en el plano legal requiere no excluir la subjetividad, para lo que es imprescindible un abordaje interdisciplinario. Implica conocerlo en lo cotidiano, en sus buenos momentos y en situaciones difíciles; ya que si sólo se restringe a lo que el niño dice concretamente, a sus conductas manifiestas y al plano jurídico pierde la posibilidad de representarlo genuinamente.
Es por tal motivo que trabajaremos un concepto clave: resignificar.
“Si puedo considerar que no todo es como yo creo, entonces significa que hay otras posibilidades. Y eso es resignificar, estar abierto a otras posibilidades. Pero para poder resignificar debo salir de mis opiniones y considerar la existencia de otro distinto a mí, en lo posible conocerlo y saber qué le está pasando, aceptar que piensa y siente distinto; de esa manera voy a poder salir de ese significado inicial, subjetivo, abarcativo y totalizante.”
Lic. Gonzalo Valdés (trabajador social especialista en adopción).
Después de compartir el cortometraje “Removed” podemos destacar los siguientes puntos:
“Los niños no son adultos en miniatura. No pueden usar el lenguaje racional como los adultos; por ello actúan sus miedos, dolores, tristezas, culpas, enojos, odios y alegrías a través de conductas.
Estas conductas no tienen ni la misma implicancia ni el mismo significado que para los adultos. No son plenamente conscientes del alcance y las consecuencias de sus acciones.
Las cosas que hacen los chicos, no son ataques personalizados hacia los adoptantes, sino a los arquetipos que ellos representan.”
Lic. Gonzalo Valdés, del Capítulo “Resignificando historias” de nuestro libro
“Adopción: Reflexiones para seguir aprendiendo”. Las instituciones deben funcionar como un puente para restituir el derecho del niño a crecer en una familia definitiva.

Derecho a crecer en familia.
Nada ni nadie puede reemplazar la función de la familia para el crecimiento saludable de un niño, para la constitución de su subjetividad, para su desarrollo y para el fortalecimiento de su identidad.
La familia protege, atiende, acompaña con palabras, devuelve la mirada al niño, resalta sus valores, acompaña sus dificultades, escucha lo que el niño dice y lo que al niño le puede estar pasando. Lo defiende, le pone límites e imprime marcas también desde sus propias limitaciones.
Las familias por vínculo adoptivo no somos mejores ni peores que las familias por vínculo biológico, no somos ideales ni perfectas.
En nuestro trabajo como Asociación enfatizamos que no se trata de una tarea fácil, que se trata de construir desde el dolor, desde la pérdida y el sufrimiento de un niño y también de los adultos.
Sabemos que el desafío como padres es poner nuestro deseo en función del derecho del niño a tener una familia y desde Ser Familia por Adopción asociación civil trabajamos para ello.

AQUÍ Trabajo presentado en el  encuentro abierto organizado por el G.A.N. Tandil (Tandil-Bs. As.)

Comunicate con nosotros

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

También estamos en

                

Inicio SFxA EN ACCIÓN PRESENTACIONES 13/4/2018 - Trabajo presentado en el 1er. Encuentro Provincial de Comisiones de Abogados del Niño: “El Abogado del Niño: Una mirada inclusiva de las realidades que atraviesan NNyA en los procesos” (Trenque Lauquen-Bs.As.)